Nuestra historia

El amor provoca un impacto notable. Redefine identidades, proyectos y objetivos. En nuestro caso se expresó en hijxs, casa, viajes y militancia. Y la certeza de que todo es mejor si salimos del espacio íntimo: mirar a nuestro alrededor e involucrarnos, nos llevó a pensar TransTI.

No somos benefactores, sólo creamos una empresa de impacto social para compartir con ustedes lo que sabemos y sentimos. Usamos los privilegios con los que contamos para poder darle trabajo e incluir en el mundo laboral a un colectivo estigmatizado. Las ventajas son para elles pero también para nosotrxs y para ustedes. Desarrollamos un propósito y aprendemos a diario de lxs otrxs.

TransTI favorece a quienes consiguen un empleo y por extensión al sistema en el que vivimos. Nos da un poco de aire nuevo a todxs los que entendemos que colaborar con los procesos de inclusión, es el primer paso hacia una sociedad menos acartonada, más sincera, creativa y amorosa; más nuestra. Volviendo a nuestro ámbito más privado, nos inspira pensar y hacer lo que hacemos a diario porque apostamos a que nuestrxs hijxs crezcan más libres que nosotrxs.

Yo militaba en el área de género de un partido político. La Ley de identidad de Género había permitido la adquisición de nuevos derechos. Encontrar un objetivo común en la pareja y llevarlo a la práctica en la forma de una empresa militante, fue un punto de inflexión. Tanto Dani como yo provenimos del sector privado pero siempre me interesó la conexión de ese sector con el público.

Desde que empecé a trabajar en 1993 me dediqué a la tecnología informática, primero en empresas de otros y luego, en la propia. Desde que era estudiante me interesó el software libre y todos mis emprendimientos lo tenían en un lugar principal. Paralelamente, activaba —hoy se dice “militaba”— en diversas organizaciones de defensa e impulso del software libre como CafeLUG (el grupo de usuarios de software libre de la ciudad Autónoma de Buenos Aires) o CADESOL (Cámara Argentina de Empresas de Software Libre), de la que fui presidente durante varios años. Mis mejores momentos los disfrutaba cuando estábamos en una reunión e intercambiábamos trucos, técnicas, porciones de código y resoluciones de problemas.

Como pueden apreciar, la preocupación social ya modelaba nuestras actividades y #NiUnaMenos fue un punto de inflexión. #8M, además, nos había acercado a la comunidad LGBTIQ+, un colectivo que había sufrido —y todavía lo hacía— una verdadera persecución, condena social y estigmatización.

Porqué el colectivo Travesti/Trans

Si bien cada unx de nosotrxs tenía su trabajo, decidimos asociarnos en un emprendimiento que fuese, a la vez, sustentable y con impacto social. Luego de investigaciones y consultas con especialistas y, sobre todo, con integrantes de distintos colectivos LGTBIQ+, llegamos a la conclusión que el más vulnerable de todos, era el Travesti/Transgénero.

Como sabrán, este colectivo había sido, desde siempre, el más desplazado, discriminado y estigmatizado de todo el conjunto LGTBIQ+ y, desde el punto de vista social y laboral, quedaba relegado exclusivamente al trabajo sexual… o a la miseria.

Ser Trans en la Argentina es ser invisible a las estadísticas oficiales, a pesar de lo cual, hasta 2019, el 90% no tenía acceso a un trabajo formal, el 79% vive de la prostitución, 24% cuenta con el nivel secundario completo, 60% abandonó los estudios por razones de violencia y discriminación y más del 80% no tiene obra social o medicina prepaga, entre otros datos.

No podíamos quedarnos al margen de cualquier intento de solución o, por lo menos, de auxilio. Así, decidimos crear Trans-TI, una empresa TIC (Tecnologías de Información y Comunicación) que ayudara al colectivo travesti-trans a capacitarse y a conseguir empleo formal. Restituir derechos y conseguir trabajos son los pilares de la actividad de impacto social de Trans-TI. No sólo damos capacitación sino que también les generamos empleo en la compañía. Y le damos servicios a usted.

Trans-TI es una empresa que, al mismo tiempo que desea ser rentable, se propone provocar un impacto social trascendente, ayudando a un colectivo que, habitualmente, ha sido discriminado y estigmatizado, reintegrándolo a la sociedad de la que nunca debió ser alejado. 

En síntesis, Trans-TI es una empresa con propósito.

WhatsApp chat